Después de tantos años en el negocio, se puede decir que Amaral siguen con los pies en el suelo, y ayer lo demostraron con creces sobre el escenario de La Riviera.

amaral-riviera-01

Y es que la banda de Zaragoza parece que tienen muy claras sus raíces y lo que quieren ser de mayores: de donde vienen y a donde van. Lo dejan claro incluso antes de empezar: Doors y Beatles en la playlist para calentar el ambiente.

amaral-riviera-03

Hace falta decir más ? Pues sí. Y ya se encargaron ellos de hacerlo desde el primer momento, con una actitud y un sonido claramente rockeros, eléctricos. Todo muy raw, como establecen los cánones, y la vez, con unas formas muy cercanas (difícil mezcla).

amaral-riviera-01

Una de las virtudes que tienen Amaral es la forma tan sutil con la que impregnan su música de rebeldía, actitud social, comprometida,  idealista (la prensa se hace eco de como lograron poner a bailar a la princesa Leticia hace dos días a ritmo de “Revolución”). Aun sin decirlo, el espíritu del movimiento indignado y el 15M planeó por la sala cuando entonaron ésa y otras canciones (“Van como locos”, “Como un martillo en la pared”…). Sus letras lo dicen casi todo. Eva solo tuvo que añadir una frase premonitoria: “esta generación tendrá que luchar mucho para no ir para atrás en lugar de para adelante”…

amaral-riviera-11

Pero en realidad hubo de todo y para todos. Entre intensos torbellinos sónicos (theremin incluido), en los que la banda se emplea a fondo y Eva se contonea como si el mundo fuese a acabar y ya nada importase, también encontraron el espacio adecuado para los medios tiempos con canciones, ya clásicas incontestables del pop nacional (“Como hablar”, “Aun quedan días de verano”, “Sin ti no soy nada”), que su legión de fans no dudaron en corear a modo de karaoke espontaneo.

amaral-riviera-11

Pero aun quedaban más sorpresas: la sentida canción homenaje a la gran Chavela Vargas (que arrancó las ovaciones del personal ante el despliegue de voz de Eva), la inspirada versión de la Creedence (Have you ever seen the rain), y el inspirado snippet de Heroes (David Bowie/ Parálisis Permanente) en la parte central de “Revolución”.

amaral-riviera-14

El sonido, eso sí, fue algo limitado, y es que La Riviera nunca se ha caracterizado por su acústica, y mucho menos por su comodidad (quitarán alguna vez esa dichosa palmera que tanto molesta a los espectadores del fondo ?).

En definitiva, otra noche memorable de los zaragozanos, a los que ya va apeteciendo volver a ver en formato “teatro”, aunque vaya usted a saber con que nos sorprenden en su próxima aventura.

amaral-riviera-151

Y como en toda ocupación, al final hubo quien, después de dos intensas horas y media, no se quería marchar, pidiendo más y más…  De momento, les espera América, en una larga gira que promete llevarles un peldaño más arriba. Otro más. Pero seguro que siempre con los pies en el suelo.

Ya solo resta agradecer a Pablo, de PromocionesSinFronteras, las facilidades ofrecidas para realizar este reportaje.

No dejes de visitar la galería del concierto para ver el resto de fotos (15).